Viendo Santo Domingo desde un campanario

Este jueves vamos a observar la ciudad riojana de Santo Domingo de la Calzada rodeados de campanas, pero para ello antes tendremos que subir a lo alto de la torre exenta de la catedral

¿Os llama la idea?

¡Ánimo, que no son tantos escalones!

a-20160917_113039

Sigue leyendo

Otxate, el pueblo maldito

Con el otoño llega el frío, y con este llega Noviembre. Estamos a las puertas del penúltimo mes del año pero… ¡Hay monstruos aguardándonos en ellas! ¡Y brujas, y fantasmas, y esqueletos, y muertos vivientes! Y es que en cuatro días se celebra Halloween.

Y como se avecina Halloween, he pensado que lo mejor es hablar de algo… siniestro. Por eso este jueves nos desplazamos a Otxate, el “pueblo maldito” del Condado de Treviño.

¿Bueno, que? ¿Queréis oír una historia de fantasmas?

Sigue leyendo

La olvidada Torre de Martiartu

torre

En Piensa en un lugar ya os hemos enseñado el castillo de Butrón y el de Muñatones y es por ello que una amiga me quiso enseñar la Torre de Martiartu en Erandio. La verdad es que desconocía completamente su existencia y eso que está prácticamente al lado de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en Leioa. De hecho, se ve desde la carretera. Sigue leyendo

Bilbao desde un 25°

Como bien he dicho en varias otras entradas: adoro los sitios en alto desde donde puedes apreciar las buenas vistas de un paisaje o una ciudad.

Asi lo vimos en anteriores ocasiones con Toledo, Solokoetxe o Barcelona.

Hoy volvemos a nuestra villa, a Bilbao, para verla desde un punto algo singular. Es un espacio/edificio que casi ves estés donde estés. ¿Sabéis a qué me refiero?

Te dejo a continuación una pequeña pista, pero te animo a seguir leyendo 🙂

Desde todos los puntos de esta ciudad

A post shared by Patri Echanove (@patriechanove) on

Sigue leyendo

Un paseo marítimo de cine, en Llanes

¿Habéis visitado Llanes alguna vez?

¿Queréis saber desde que punto de la ciudad se puede ver el mar en todo su esplendor?

8163440963_7052ecf321_o (3)

La costa asturiana es mágica.

Siempre me lo ha parecido. Igual se debe a que la primera vez que fui consciente de estar en el mar fue precisamente en Asturias, y creedme cuando os digo que me enamoró a primera vista. Puede que no lo viese en la playa más bonita, y puede que no fuese el día más soleado, no lo sé. Lo que si sé es que, desde entonces, el océano ha tenido para mi un significado que trasciende cualquier definición que intente dar a los sentimientos que me evoca. El alfa y el omega, el principio y el fin…

Pero bueno, hoy no me quiero poner en plan romántico como en la entrada sobre el monte Corberu de Ribadesella. Lo que si quiero es mostrar un lugar que merece la pena visitar si uno va a Asturias.

Es el Paseo de San Pedro, en Llanes.

Visité Ribadesella en Septiembre de 2015, y aprovechando que estaba cerca, el último día de mis vacaciones decidí pasar por Llanes antes de volverme a casa.

Llanes tiene muchísimos lugares interesantes para ver: El Conjunto Histórico de la villa, la Torre de Llanes, el Palacio de los Duques de Estrada… A mi, por ejemplo, me gusta mucho su puerto.

imagen tomada de http://www.llanes.com/

Sin embargo, si hay algo sobrecogedor en esa ciudad, ese es el Paseo de San Pedro.

imagen tomada de http://mapio.net

Se trata de un precioso paseo marítimo a gran altura. Bordeando un acantilado, este mirador ofrece a quien lo atraviese una vista panorámica del mar Cantábrico, cuyas olas rompen contra las escarpadas paredes de roca sobre las que uno se encuentra, mientras, a lo lejos, el océano se extiende más allá del horizonte, brillando, en aparente calma (bueno, no siempre).

El Paseo de San Pedro, en sí, es un paseo largo, llano y verde, mínimamente ornamentado con algún que otro árbol y bancos para sentarse a contemplar el mar. Además del océano, también puede contemplarse la ciudad desde lo alto. Solo hace falta mirar al otro lado. De ella puede apreciarse la muralla medieval con sus torreones, el puerto pesquero, la playa, y los “Cubos de la Memoria” (obra de Agustín Ibarrola), entre otras cosas.

La historia de este lugar se remonta al siglo XIX, más concretamente al año 1847, cuando el ayuntamiento decidió donde se construiría el paseo para el cual se habían estado recaudando fondos durante el año anterior. 

Según la tradición, en su momento existió aquí una capilla consagrada a San Pedro, aunque los únicos restos históricos que pueden encontrarse en todo este camino son los de una antigua atalaya.

imagen tomada de https://www.asturias.es

La belleza de este lugar no ha pasado desapercibida, desde luego. José Luis Garci rodó aquí mismo una escena de su película “Historia de un Beso“. Pero no es el único cineasta que se ha interesado por este paseo o por Llanes en general. Y es que en Llanes se han rodado más de una veintena de largometrajes (o al menos, secuencias para los mismos), además de múltiples cortometrajes, anuncios, escenas de series de ficción, etc. Es por eso que, en el paseo marítimo, se encuentra esta curiosa escultura:

Y es que el ayuntamiento de Llanes hace ya tiempo que puso en marcha el proyecto cultural “Llanes de Cine”, que consiste en un recorrido por las rutas cinematográficas de toda la localidad.

Si queréis saber más acerca de los proyectos cinematográficos que se han rodado en esta ciudad y sobre los itinerarios turísticos que se ofrecen, podéis visitar la web llanesdecine.com, o el blog anaconbal.wordpress.com, en el que se habla en profundidad de “Llanes de Cine”.

Desde luego, Llanes es otro de esos Lugares de película, y, te interese o no el cine, es innegable que el Paseo de San Pedro es un lugar fascinante, que puede servir tanto de escenario para una película como de recuerdo personal, que se guarde en tu corazón.

El monumento a un hombre que luchó contra el mar

Hace aproximadamente un mes, Carolina y yo quedamos para comer en Leioa. Nos fuimos a andar, y terminamos bajando hasta Las Arenas (Areeta), en Getxo. Ese día me llevé dos sorpresas. La primera fue descubrir lo fácil que era llegar andando desde Leioa hasta Getxo, y la segunda fue el monumento a Evaristo de Churruca.

Q 20151016_174748

Se encuentra situado al final del Muelle de Evaristo Churruca (Evaristo Churruca Kaia), en Las Arenas, justo en la desembocadura del río Nervión. Me llamó mucho la atención por su tamaño, su forma y lo que muestra.

Q 20151016_174932

Para empezar, se trata de una torre-faro de casi tres metros de altura que hace las veces de obelisco. En los laterales y delante de la torre hay varias estatuas. La de la derecha representa la Industria, mientras que la de la izquierda representa la Navegación, aunque esto lo sé gracias a haberlo encontrado en esta páginaTambién descubrí que el monumento está hecho de bronce y piedra.

Hubo dos cosas que me llamaron mucho la atención de ese monumento: La primera fue que la torre estaba hueca por dentro. Bueno, hueca no, desde luego. ¡Tenía escaleras! ¡Y una puerta! ¡Se puede subir hasta arriba!. 

…Miento… Se podría subir si se tuviese la llave para entrar, claro. En cualquier caso, es una torre con todas las de la ley, y no un simple monolito. 

La segunda cosa que más me llamó la atención fueron las estatuas al frente del monumento, las cuales contarían como el mayor atractivo de la obra. 

Q 20151016_174958

Se trata de una alegoría: El hombre enfrentándose al mar. Esta escultura muestra al dios Poseidón empujando una roca en su lucha contra un hombre… y parece que perdiendo. Su corona ha caído de su cabeza, y mientras que el hombre empuja la roca con sus brazos, Poseidón lo hace con sus piernas, en una postura que parece someterle más. Al menos esa fue la impresión que me dio al verla.

Más arriba, sentado en la torre se encuentra Evaristo de Churruca

Q 20151016_175008

Evaristo de Churruca fue el vencedor en la lucha del hombre contra el mar. Esa es la interpretación de la estatua. 

¿Pero quien fue Evaristo de Churruca?

Q 20151016_174824

“Evaristo de Churruca y Brunet, Conde de Motrico (1841-1917) Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, primer director de la Junta de Obras del Puerto de Bilbao (1878-1908). En la centenaria lucha de la Villa de Bilbao contra el mar, fue él quien logró el vencimiento definitivo, anhelo secular del consulado. Dio con su obra genial nuevo cauce a la ría, seguridad a los navegantes y categoría universal a este puerto, modelo original del clasicismo.”

La leyenda del mismo monumento lo explica. Evaristo de Churruca fue un ingeniero nacido en Izu (Navarra) en 1841. Su importancia le viene de su trabajo, y es que Evaristo de Churruca fue quien canalizó la Ría y se encargó de las obras del Puerto Exterior de Bilbao, que se convirtió en uno de los más seguros de España y permitió el desarrollo industrial de la ciudad. También realizó otros muchos trabajos en el campo de la ingeniería de caminos, de canales y de puertos, especialmente en Murcia y en Puerto Rico. Todo esto le valió el título de primer Conde de Mutriku, así como este monumento y, entre otras cosas, el tener tres calles en Bizkaia con su nombre (una de ellas está delante de Zubiarte y del Guggenheim).

También cabe señalar a Miguel García de Salazar, el escultor de Algorta que llevó a cabo esta obra (inaugurada el 25 de octubre de 1939).

Q 20151016_175031

La desembocadura de la Ría es un lugar fantástico, con puertos, playas, naturaleza, largos paseos marítimos… Y monumentos como este.

¿Te animas a dar una vuelta por el paseo de Las Arenas?