Vistas y grietas en Getxo (II)

En Piensa En Un Lugar ya os habíamos enseñado las galerías de Punta Begoña en Getxo pero hay sitios que merecen una segunda visita y más si, como en este caso, te permiten ver más partes del lugar.

IMG_20160429_194611_HDR

En esta segunda visita nos contaron más por encima la historia del lugar que, como recordaréis, se trataba de un txoko o salón de Horacio Echevarrieta que más tarde fue utilizado por los niños de la familia para jugar a la pelota. Luego pasó por un tiempo de abandono, de ahí el vandalismo sufrido (graffitis, agujeros, robos,..), hasta que el ayuntamiento empezó a investigar e intentar restaurar el sitio con un dinero que se iba a utilizar para hacer un hotel que nunca se llegó a realizar. Sigue leyendo

El mirador del cañón del Ebro

El mismo día que fuimos a Orbaneja del Castillo visitamos el fantástico mirador del cañón del Ebro. Nos costó bastante encontrarlo debido a su mala indicación y eso que habíamos preguntado en el restaurante cómo ir. Para que no os pase, os dejo el lugar en el mapa interactivo.

Al final, tras pasar un campo nevado conseguimos llegar. Cuando llegamos ya había gente allí. No hay mucho sitio para aparcar y tuvimos la mala suerte de que un bus aparcó en mitad de la carretera sin dejar espacio para pasar.

Sigue leyendo

La cascada que atraviesa un pueblo

En Orbaneja del Castillo, un pueblo de Burgos (Castilla y León), se puede disfrutar de uno de los espectáculos naturales más bonitos de España. Una cascada con una caída de 25 metros que atraviesa el precioso pueblo que parece sacado de un cuento.

Nada más llegar se puede apreciar la gran cascada junto con una neblina provocada por la enorme cantidad de agua que cae. Aunque claro, depende de la fecha en que se visite. Lo ideal es ir en época de lluvias ya que en verano aunque pueda ser más agradable el tiempo, la cantidad de agua disminuye drásticamente y con ello la magnífica cascada. Sigue leyendo

Un paseo marítimo de cine, en Llanes

¿Habéis visitado Llanes alguna vez?

¿Queréis saber desde que punto de la ciudad se puede ver el mar en todo su esplendor?

8163440963_7052ecf321_o (3)

La costa asturiana es mágica.

Siempre me lo ha parecido. Igual se debe a que la primera vez que fui consciente de estar en el mar fue precisamente en Asturias, y creedme cuando os digo que me enamoró a primera vista. Puede que no lo viese en la playa más bonita, y puede que no fuese el día más soleado, no lo sé. Lo que si sé es que, desde entonces, el océano ha tenido para mi un significado que trasciende cualquier definición que intente dar a los sentimientos que me evoca. El alfa y el omega, el principio y el fin…

Pero bueno, hoy no me quiero poner en plan romántico como en la entrada sobre el monte Corberu de Ribadesella. Lo que si quiero es mostrar un lugar que merece la pena visitar si uno va a Asturias.

Es el Paseo de San Pedro, en Llanes.

Visité Ribadesella en Septiembre de 2015, y aprovechando que estaba cerca, el último día de mis vacaciones decidí pasar por Llanes antes de volverme a casa.

Llanes tiene muchísimos lugares interesantes para ver: El Conjunto Histórico de la villa, la Torre de Llanes, el Palacio de los Duques de Estrada… A mi, por ejemplo, me gusta mucho su puerto.

imagen tomada de http://www.llanes.com/

Sin embargo, si hay algo sobrecogedor en esa ciudad, ese es el Paseo de San Pedro.

imagen tomada de http://mapio.net

Se trata de un precioso paseo marítimo a gran altura. Bordeando un acantilado, este mirador ofrece a quien lo atraviese una vista panorámica del mar Cantábrico, cuyas olas rompen contra las escarpadas paredes de roca sobre las que uno se encuentra, mientras, a lo lejos, el océano se extiende más allá del horizonte, brillando, en aparente calma (bueno, no siempre).

El Paseo de San Pedro, en sí, es un paseo largo, llano y verde, mínimamente ornamentado con algún que otro árbol y bancos para sentarse a contemplar el mar. Además del océano, también puede contemplarse la ciudad desde lo alto. Solo hace falta mirar al otro lado. De ella puede apreciarse la muralla medieval con sus torreones, el puerto pesquero, la playa, y los “Cubos de la Memoria” (obra de Agustín Ibarrola), entre otras cosas.

La historia de este lugar se remonta al siglo XIX, más concretamente al año 1847, cuando el ayuntamiento decidió donde se construiría el paseo para el cual se habían estado recaudando fondos durante el año anterior. 

Según la tradición, en su momento existió aquí una capilla consagrada a San Pedro, aunque los únicos restos históricos que pueden encontrarse en todo este camino son los de una antigua atalaya.

imagen tomada de https://www.asturias.es

La belleza de este lugar no ha pasado desapercibida, desde luego. José Luis Garci rodó aquí mismo una escena de su película “Historia de un Beso“. Pero no es el único cineasta que se ha interesado por este paseo o por Llanes en general. Y es que en Llanes se han rodado más de una veintena de largometrajes (o al menos, secuencias para los mismos), además de múltiples cortometrajes, anuncios, escenas de series de ficción, etc. Es por eso que, en el paseo marítimo, se encuentra esta curiosa escultura:

Y es que el ayuntamiento de Llanes hace ya tiempo que puso en marcha el proyecto cultural “Llanes de Cine”, que consiste en un recorrido por las rutas cinematográficas de toda la localidad.

Si queréis saber más acerca de los proyectos cinematográficos que se han rodado en esta ciudad y sobre los itinerarios turísticos que se ofrecen, podéis visitar la web llanesdecine.com, o el blog anaconbal.wordpress.com, en el que se habla en profundidad de “Llanes de Cine”.

Desde luego, Llanes es otro de esos Lugares de película, y, te interese o no el cine, es innegable que el Paseo de San Pedro es un lugar fascinante, que puede servir tanto de escenario para una película como de recuerdo personal, que se guarde en tu corazón.

Paseos por la costa

Yo soy de las que piensa que no hace falta esperar a verano para planear una mañana o tarde cerca de la playa, así que en esta entrada de hoy os quiero enseñar un lugar que descubrí, aunque parezca mentira, en diciembre de hace unos años. Ojo, las fotos también son de ese día, y recuerdo que estábamos a punto de terminar el año.

De hecho era 30 o 31 de diciembre, ahora no lo recuerdo muy bien. Las previsiones del tiempo indicaban una buena mañana, así que decidimos acercarnos a la playa. Lo bueno de vivir en Bilbao (o alrededores), es que con el metro Bilbao estás en unos minutos en donde quieras, ciudad o mar.

zoning-map

Nos bajamos en la parada de Larrabasterra (zona C) y anduvimos un rato hasta llegar aproximadamente a este mirador. Tampoco quería ser muy estricta con el punto exacto porque creo que en este tipo de situaciones lo más interesante es encontrar el lugar por nuestras propias deducciones y descubrir el rincón y perspectiva que más nos gusta, ¿no creéis?

Lo gracioso en este caso es que tampoco sabía dónde me encontraba exactamente y cuál era la playa que estaba contemplando en esos instantes. Pero me daba igual, me gustaba, y tampoco hoy necesito recordar y volver exactamente a ese mismo lugar,… ¿para qué? ¿no es más interesante conocer diferentes rincones?

Yo nunca he sabido muy bien el nombre de las playas de esa zona. Sopela, Barrica, la Salvaje… Me hago siempre un lio. Sin embargo, me atrevo a decir después de investigar un poco, que en esos momentos estábamos cerca de la Playa Barinatxe, o La Salvaje como se la conoce también.

Así que la próxima vez que no sepas qué hacer te animo a coger el metro en busca de un buen paseo. Solo tienes que bajarte en la parada que más te guste y… ¡a la aventura! 😉

No te preocupes, que si sigues la costa no tienes por qué perderte. Llegarás pronto a algún lugar…

¿te gusta pasear por la costa? ¿Qué otras zonas costeras conoces y te gustaría recomendarnos?

Unas buenas vistas

El mes pasado descubrí una ciudad especial. Muchas veces no hace falta irse muy lejos para encontrar lugares asombrosos, ¿verdad?

DSC_0120

Es Toledo, si. Esta ciudad de Castilla La Mancha definitivamente me robó el corazón. No había estado anteriormente y he de decir que en cuatro días tuve mucho tiempo para conocer sus pequeños rincones. Proximamente hablaré de ellos 😉

El lugar desde donde está tomada esta primera foto es del que os vengo a hablar hoy. Es el Mirador del Valle, en las proximidades de la Ermita que recibe este mismo nombre.

20160118_130355

Nosotros decidimos hacer una caminata para acceder al lugar, pero durante el tiempo que estuvimos ahí, vimos infinidad de autobuses (sobre todo turísticos).

Fue muy curioso porque en ese tiempo vino y se fue mucha gente que unicamente se sacaba una foto y volvía a bajar. A mi personalmente me gusta apreciar las vistas, descansar, respirar el aire y por supuesto sacar más de una foto. Y eso hice.

DSC_0121DSC_0122

Empezamos la pequeña excursión en el Puente de Alcántara. El día anterior quisimos ir desde el otro lado, desde el Puente de San Martín, pero nos dimos la vuelta pronto porque nos pareció bastante largo (además era un poco tarde). La segunda opción a mi parecer fue la correcta. No nos fue difícil encontrar este puente:

20160118_122533

Puente de Alcántara

Como siempre aquí os dejo el punto exacto del Mirador del Valle.

DSC_0117DSC_0119

¿Bonito verdad? ¿Visitarías Toledo pronto? ¿Conoces la ciudad?

Un mirador al borde de un precipicio, en Segovia

Un día salí a pasear por Segovia. Mi hermano vivió allí durante unos años por motivo de trabajo, y cuando iba a visitarle, me gustaba salir a recorrer las empinadas calles de esa ciudad.

Segovia_-_02

Una tarde, me apeteció ponerme a escribir en un lugar que me inspirase, así que tomé mi cuaderno y un bolígrafo y salí a perderme por ahí. Anduve y anduve hasta que encontré una calle más en cuesta que las demás. No se en qué momento se me ocurrió atravesarla, pero cuando llegué al final, estaba que me moría. En aquel entonces no estaba nada en forma. Necesitaba encontrar un lugar donde sentarme y descansar, y así fue como hallé este mirador.

MIRADOR

segovia mirador 5

No tengo fotografías propias de este lugar, pero aún así me parece digno de mencionar.

Se encuentra al final de la Calle de Riaza y se trata precisamente de eso, una serie de miradores con vistas privilegiadas. Hay que dar gracias al ayuntamiento de la ciudad por colocar bancos en estos lugares, desde los cuales uno puede sentarse y dejar el tiempo pasar, mientras observa el otro lado de la ciudad, al borde de un precipicio.

segovia mirador 4

La calle está repleta de adosados. Tienen pinta de ser bonitos y acogedores, pero hay que echarle muchas ganas para querer subir hasta allí cargado con las bolsas de la compra. Ahora… el lugar merece la pena.

segovia mirador 1

Aunque las vistas eran muy inspirativas… estaba tan cansado que no escribí nada. Así que, si alguien quiere visitar este lugar pero no está acostumbrado a andar, yo le recomendaría:

1: Que no lo haga en verano.Y menos con chaqueta (…pero que tonto que soy…).

2: Que se lleve un botellín de agua, que la tinta de los Bic no quita la sed.

3: Que lo disfrute.

Segovia Mirador 2

Entiendo que, quien vaya a visitar Segovia, antes que este lugar, tendrá cientos de sitios más interesantes que ver, pero… para quien le interese, es una manera distinta de mirar a la ciudad.

Los cañones y la ermita que defienden Ribadesella

Quien visite la pequeña ciudad Asturiana de Ribadesella no debería irse sin antes haber coronado su cima. Este municipio costero está en la desembocadura del Rio Sella, del cual viene su nombre, y cuenta con múltiples atracciones turísticas que hacen de este destino vacacional un auténtico acierto. Uno de esos atractivos es La Ermita de La Virgen de la Guía, enclavada en el punto más alto pueblo, el Monte Corberu.

ermita-de-la-guia

Aunque conocida, a menudo pasa desapercibida por su localización. En mi caso, la descubrí hace unos siete años, un día que salí a pasear solo, desde el hotel en el que me estaba alojando. Y andando, andando…

IMG_20150920_1806342398148166_9d2cfc1479_o

La Ermita en si es una belleza, pero… la localización en la que está situada es la auténtica atracción: En lo alto de una montaña, rodeada por tres cañones que miran hacia el vasto mar, y que defienden la ciudad de navíos, ya fantasmas, que navegaron tiempo atrás.

La capilla de la Virgen de la Guía posee un estilo protorrenacentista, y en su momento tuvo mayor tamaño, aunque en el siglo XIX sufrió una reconstrucción. Quien entre dentro podrá contemplar una bonita colección de maquetas a escala de distintos barcos, aunque he de confesar que nunca he llegado a entrar. Alrededor de la ermita se encuentran tres grandes cañones (que antaño fueron cinco), un ancla, un panel con información acerca de la historia de ese lugar…

IMG_20150920_181524IMG_20150920_180457

ermita-de-la-guia-1Y el mar. Por supuesto. Un vasto mar azul oscuro que se extiende hasta donde alcanza la mirada, y mucho más lejos.

Desde lo alto de ese acantilado, uno puede ser testigo de la belleza de esta bolita en el que vivimos. Igual es que a mi estas cosas me ponen romántico, pero… Mirando al océano, siento como las preocupaciones se alejan con cada ráfaga de brisa marina, y solo queda la inmensidad, susurrándote al oído que la mayoría de problemas que te amargan en el día a día, a menudo son solo tonterías superfluas. Sin embargo, el mar va a estar siempre ahí.

Ya se me ha ido la pinza.

IMG_20150920_180651 (1)

Volviendo a la historia de esta ermita, puedo decir que los cañones, en su momento, sirvieron para defender Ribadesella de navíos enemigos, de piratas y de conquistadores. Los dos cañones que faltan, por lo que se, hace tiempo que cayeron (o fueron tirados) al mar.

Por otro lado, La Virgen de la Guía es la patrona de los marineros. A principios del mes de Julio, se celebran las fiestas en su honor, momento en el que llevan a la virgen en procesión marítima, y momento también en el que esta montaña se llena de gente.

3014454569_ebf9fa6bc0

El paseo hasta la Ermita también es un auténtico deleite. Quien lo recorra podrá ver toda la ciudad desde cada vez mayor altura; podrá disfrutar de la brisa marina; de las privilegiadas vistas panorámicas; del océano cantábrico… Y de un simpático lorito que, desde su ventana, imita a la perfección los sonidos de un teléfono móvil.

Lo dicho. Ribadesella es una ciudad preciosa, llena de lugares que visitar, entre ellos este. Para llegar, solo hay que poner rumbo hacia la Playa de la Atalaya, y delante del parque infantil que hay en esa calle, meterse por la que hay a la izquierda, la calle del Corbero Guía. Más fácil, imposible.

¿Te animas a descubrir por ti mismo la historia detrás de esta ermita?

Un mirador con encanto en Bilbao

Tengo una especial debilidad por aquellos lugares que te permiten contemplar desde lo más alto el espectacular conjunto de las ciudades.

20151027_125050

¿Reconoces estas vistas? Si, efectivamente, es Bilbao, pero hoy no he subido a Artxanda ni al Kobetamendi. Me encuentro en el barrio de Santutxu, concretamente en el mirador de Solokoetxe.

Si subes las escaleras del Gaztetxe Zazpi Katu te encuentras fácilmente con este lugar, pero si deseas ir desde los barrios de Santutxu, Begoña, Txurdinaga… puedes llegar sin necesidad de subir cuestas ni escaleras atravesando la famosa calle de Zabalbide y pasando por el Colegio Ángeles Custodios y el Centro de Salud mental Julián Ajuriaguerra. Cuando llegas a la escuela de Solokoetxe solo tienes que dirigirte a la parte trasera de esta y pronto te darás cuenta que has encontrado el sitio que estabas buscando.

Por si te entiendes mejor con los mapas, te dejo la localización exacta del Mirador de Solokoetxe.  

20151027_125125

20151027_125112


Es uno de los miradores de Bilbao más accesibles que conozco. Por eso me encanta. ¿Lo conoces? ¿Conoces otro similar?