Una mirada diferente al centro comercial Zabalburu

Las galería comercial de Zabalburu es un lugar que en este blog ya enseñó y que me pareció un sitio muy interesante para visitar, pues me encantan los sitios abandonados o que ya no son lo que eran.  Esta es una mirada y opinión diferente al centro comercial Zabalburu.

Sigue leyendo

Anuncios

El Boulevard de Vitoria-Gasteiz

Este jueves… ¿Nos vamos a comer por ahí? ¿Y después vamos a ver una peli al cine? Y a la salida… ¿Compramos ropita? ¿Y si vamos a mirar videojuegos? ¿O móviles? ¿O muebles? ¿O juguetes?…
Y todo sin tener que pasar el día de acá para allá. Porque este jueves nos vamos al maxicentro comercial El Boulevard, en Vitoria-Gasteiz.

¿Nos acompañáis?

… Y ya de paso entramos en el Eroski que se ha terminado el pan de molde…

Sigue leyendo

Las esculturas que alumbran Zabalburu

La ciudad de Bilbao está llena de arte, cada vez me va quedando más claro. Chillida en Abando o la obra de arte más brillante de Bilbao de la que Carol habló hace poco son ejemplos.
Vayas por donde vayas, siempre encontrarás algo que te llame la atención, algo sobre lo que fijar tu mirada, algo que contemplar, a veces con asombro, otras con curiosidad… Algunas veces con indiferencia, o incluso con repudia.
Ese es el problema del arte, que es subjetivo. Una misma obra no gusta a todo el mundo.

12932753_626708407485952_9000015802727389098_n

Sin embargo, lo que si suele conseguir el arte (y aún más encontrándose al aire libre) es sacarnos de nuestra rutina para ofrecernos algo, un concepto, una idea, algo de lo que pensar o que pueda inspirarnos. Sigue leyendo

Una obra que elogia al hierro, en Bilbao

¿Queréis saber cual fue la primera escultura de Chillida en Bilbao? 

Siempre me ha llamado la atención el espacio que hay en la calle Gran Vía frente al edificio de BBVA. Se trata de una plaza de granito gris, decorada con una fuente en medio. Se encuentra frente a la boca del metro, a un paso de cebra de distancia de la estación de tren de Abando, y en la misma calle que el Corte Inglés. Y, por supuesto, un lugar así supone un importante punto de reunión para la ciudadanía. 

Pero nunca me había fijado en la escultura que hay… hasta que Carolina me la enseñó. 

Y no es una escultura cualquiera. ¡Se trata ni más ni menos que “Elogio al Hierro III”, creada por el mismísimo Eduardo Chillida!

Imagen extraída de http://wikimapia.org

No es la primera vez que mencionamos a Eduardo Chillida en este blog, y es que Patricia, en su entrada titulada “Una placita con arte”, ya habló de Topos V, otra obra de este gran escultor. 

¿Y que hace aquí esto? Se pregunta uno. Pues bien. En agradecimiento a BBVA por patrocinar varias de sus exposiciones, en 1997 Eduardo Chillida obsequió a la entidad con esta escultura.

Imagen extraída de http://bilboshare.com – Clickar en la imagen para ir a la página

Pero… ¿Por que “Elogio al Hierro III”?

Eduardo Chillida, para quienes no lo conozcan, fue un importantísimo escultor nacido en Donostia en el año 1924. Su arte pertenece al género abstracto, aunque en un primer momento era figurativo, y uno puede encontrar obras suyas en varios países del mundo, entre los que se encuentran Japón, Estados Unidos, Iran, Alemania, Finlandia, etc. 

Eduardo Chillida

Para Chillida el hierro era un imprescindible en sus obras, o al menos empezó a serlo después de volver a su ciudad natal en 1951, tras pasar tres años en París. Obtuvo un empleo en la fragua de su amigo Illarramendi, y allí comprendió la importancia que había tenido y tenía el hierro en el espacio rural vasco. 

Según sus propias declaraciones, él estaba trabajando en yeso, pero no lo encontraba adecuado para la obra que tenía en mente, pues ese material no transmitía la luz que Chillida quería transmitir (tanto figurada como literalmente). Simplemente, no era ese el material que la obra pedía. El hierro, en cambio, transmite esa luz oscura y cambiante que le remite a su entorno. 

A partir de ahí, Chillida comenzó a experimentar con el que se convertiría en su material artístico primordial: El hierro. 

Bilbao le debe mucho al hierro, y yo también.

Lo dijo el mismo Eduardo Chillida, y no le faltaba razón. 

Si en otras entradas, como la de la chimenea del Parque Etxebarria o la del barrio de Rekalde, hemos hablado de (o al menos mencionado) la industria de Bilbao y su importancia en el desarrollo de la ciudad, aquí vamos a hablar del hierro en la obra de Chillida.

“Elogio al Hierro III” se trata de una escultura de metal oxidado que mide 4 metros de altura y pesa 18 toneladas. 

Eduardo Chillida estudió el vacío y el espacio en sus obras durante sus años como escultor, un interés que le viene de su época como estudiante de arquitectura. De esta manera, la obra “Elogio al Hierro III” está compuesta por una estructura oxidada principal que se ramifica en cuatro apéndices curvados en su parte superior. 

Es un homenaje a la historia del hierro en esta ciudad. Parte de la tierra, se transforma y sube hacia arriba. 

Imagen perteneciente a Luís Miguel Rodríguez Santos. Extraída de http://es.slideshare.net/atenearte/abando-luismiguel

Por otro lado, los “Elogios” son una serie de obras de Chillida que están especialmente orientadas a la paz y a la armonía. Es por eso que el escultor dirigió tanto la creación de la obra como su colocación, de manera que todos los elementos de ese espacio tuviesen cohesión. Encontrándose en la Gran Vía, en un lugar importante para la ciudad, y frente a la estatua de Don Diego López de Haro, quería que la estatua resaltase sin imponerse en el lugar. Su preocupación por encontrar el punto perfecto para colocar esta obra le llevó a debatirlo con Norman Foster, arquitecto del metro de Bilbao (pues la obra se encuentra en una de las marquesinas de acceso a este). Y resultó que el lugar que eligió era el punto exacto en el que un mimo realizaba sus actuaciones callejeras.

imagen extraída de http://static.panoramio.com

Anda que no haberme fijado en tanto tiempo… Pero no me volverá a pasar.

Aunque Bilbao no tenga un Peine de los Vientos, Eduardo Chillida dejó su huella marcada en varios puntos de esta ciudad. Y este es uno de ellos.

¿Os animais a verlo?

Vuelve a tu infancia por navidad

Hoy no os voy a hablar de un lugar concreto sino de un espacio efímero: la decoración navideña de los centros comerciales.

navidad zubiarte bilbaoEstamos en navidades y toca hacer las compras de siempre. La gente, como de costumbre, a última hora se apresura a comprar los regalos. Los centros comerciales y las calles están abarrotadas de gente. ¿Por qué no te tomas un respiro y te fijas en la decoración? Sigue leyendo

Zabalburu, un centro comercial que pasó a mejor vida

Hace poco fui a la plaza Zabalburu, en Bilbao. Quien la conozca, sabrá que en ella hay una serie de torres/columnas/farolas… algo. No se lo que son, pero llamativas son un rato. Así que me dispuse a fotografiarlas para añadirlas al blog. Busqué un lugar donde pudiese tomar una buena captura, por lo que me subí a unas escaleras que había en un edificio enfrente del parque… y encontré algo que me dejó a cuadros.

20151026_164512

El encanto de este lugar era sobrecogedor. Era un centro comercial que había pasado a mejor vida. Calles enteras llenas de comercios cerrados, de carteles de “se traspasa”, “se alquila” o “se vende”.

20151026_16475120151026_164810

Me puse a corretear como un imbécil. Y no era para menos. ¡Había tanto que descubrir! Escaleras por aquí y por allá, locales y más locales (y casi todos cerrados). Portales… ¿Portales? Pues si, porque el Centro Comercial Zabalburu se encuentra entre y bajo las Torres Zabalburu, seis torres de más de 70 metros de altura.

20151026_164518

Pasé por encima de un… ¿Puente?

Sí, sí que era un puente. Un puente que estaba sobre lo que deduje que en otro tiempo fue una fuente. Pero ojo, que lo supe ver por las baldosas azules tipo piscina con las que estaba hecho el estanque.

20151026_164457

El centro comercial de Zabalburu fue el primer Shopping Centre de España ¡Y el más importante!… O al menos así lo anunciaban Construcciones Alcorta S.L, la empresa encargada de su construcción. Fue inaugurado en 1971, donde antes se encontraba el palacio de la familia que da nombre al lugar y cuyo derribo, para muchos, supuso el primer error que lapidaría el resto del proyecto y el porvenir del mismo barrio.
“Cuatro plantas… más de dos kilómetros de escaparates a la calle, dos grandes almacenes y aproximadamente 100 establecimientos más… y con aparcamiento subterraneo”. Desde luego, prometía.

20151026_164841

Y lo dicho. Se anunciaba a lo grande, pero por lo que parece, fracasó. Puede que estuviera en auge en algún momento de su existencia, o que la gente faltase desde el mismo día de su inauguración.
Pero los remanentes de este centro comercial, desde luego, no es que digan nada bueno.

20151026_16513720151026_165121

Lo cierto es que este lugar me fascinó. Se podía palpar la decadencia de un sistema que no funcionaba. Un lugar pensado para el gentío y el consumismo, que ahora se cae a pedazos por la falta de vida. Letras que se caen, luces que cuando se funden no se renuevan, preludio del fin inevitable que está experimentando este centro comercial.

20151026_16460620151026_16465720151026_165039

Me metí aún más en mi aventura imaginaria al oir una banda sonora mientras miraba el letrero con todos los comercios de cada planta. Seguía sonando música… ¿Pero para qué? Era como si el mismo centro comercial se aferrase a lo poco que le quedaba de ese sueño que nunca fue. Como si con esa banda sonora rememorase los momentos felices que vivió años atrás, mientras su vida se va desvaneciendo inevitablemente, sin que ninguno de los que pasan por ahí hagan nada para remediarlo.
Pobre.

Era como andar por un pequeño pedacito de ciudad fantasma pero en medio del corazón de Bilbao.

20151026_164503

Pero igual lo que yo estaba oyendo era la música de algún bar cercano y me estoy montando aquí una película…

En cualquier caso, el sitio es bastante interesante de ver. En el Centro Comercial Zabalburu, parece como si el tiempo se hubiese detenido hace 30 años aproximadamente, y eso le da aún más encanto al lugar. Pero cuidado con visitarlo a determinadas horas, sus galerías no tienen fama de ser seguras precisamente.
En serio. Cuidado.

20151026_164257

Aún y todo, hay locales que sobreviven. Bares, supermercados, clubs y after hours… Y una bonita tienda de costura que parece resistirse al paso del tiempo.

20151026_165203

Quien quiera, es libre de visitar este centro comercial.. pero mejor durante el día, y con luz natural.

20151026_164245

A mí, fascinación y decadencia. ¿A ti, qué te transmite?