Conociendo una cascada especial

El fin de semana de Burgos dio para mucho. No solo disfrutamos de nuestra mañana en la Nieve, en la estación de esquí La Lunada y visitamos la bonita ciudad de Frías. De vuelta a casa pasamos por el pueblo de Pedrosa de Tobalina, un pueblo de poco más de 100 habitantes que esconde un lugar maravilloso.

dsc_2199

Sigue leyendo

El pozo azul sin fondo de Burgos

La provincia de Burgos tiene unos lugares increíbles, como el pozo azul de Covanera. Un pozo de aguas cristalinas que no está muy lejos de otros sitios que os he enseñado como la cascada que atraviesa un pueblo, el cañón del Ebro o el Monasterio de Santa María de Rioseco. Así que si lo planeais bien, puede ser un buen plan para una excursión de un día, que es lo que hice yo.

Sigue leyendo

Un monasterio abandonado en Castilla y León

El monasterio de Santa María de Rioseco en el valle de Manzanedo es un lugar increíble. A pesar del abandono y el vandalismo (destrozos, tumbas profanadas, robos,..)  que ha sufrido está resurgiendo gracias a voluntarios que dedican su tiempo a devolverle su esplendor.

Este monasterio me lo enseñó Patricia Pereda el mismo día que fuimos a Orbaneja del Castillo, el pueblo que está dividido por una cascada. Cuando llegamos no pensaba que fuese a ver un lugar tan interesante. De hecho, cuando estábamos subiendo la cuesta pensaba que era solo la torre que se ve desde el camino.

Sigue leyendo

El mirador del cañón del Ebro

El mismo día que fuimos a Orbaneja del Castillo visitamos el fantástico mirador del cañón del Ebro. Nos costó bastante encontrarlo debido a su mala indicación y eso que habíamos preguntado en el restaurante cómo ir. Para que no os pase, os dejo el lugar en el mapa interactivo.

Al final, tras pasar un campo nevado conseguimos llegar. Cuando llegamos ya había gente allí. No hay mucho sitio para aparcar y tuvimos la mala suerte de que un bus aparcó en mitad de la carretera sin dejar espacio para pasar.

Sigue leyendo

La cascada que atraviesa un pueblo

En Orbaneja del Castillo, un pueblo de Burgos (Castilla y León), se puede disfrutar de uno de los espectáculos naturales más bonitos de España. Una cascada con una caída de 25 metros que atraviesa el precioso pueblo que parece sacado de un cuento.

Nada más llegar se puede apreciar la gran cascada junto con una neblina provocada por la enorme cantidad de agua que cae. Aunque claro, depende de la fecha en que se visite. Lo ideal es ir en época de lluvias ya que en verano aunque pueda ser más agradable el tiempo, la cantidad de agua disminuye drásticamente y con ello la magnífica cascada. Sigue leyendo