Primavera en los jardines de la basílica

Aunque estemos a mediados de Febrero, parece que la primavera está impaciente por teñir de vivos colores los campos, los árboles, los senderos y los prados. Si queréis pruebas, solo tenéis que atravesar la pequeña ladera ajardinada que hay detrás de la basílica de Begoña

¿Que no la conocéis? ¡Pues ahora mismo os la enseño!

a-dsc_0754

A veces, cuando hablamos de algún lugar en nuestro blog, tenemos la información y las fotografías preparadas con mucha antelación. Algunas veces visitamos algún sitio y, meses después, publicamos una entrada aquí. 

Pero otras veces como hoy, la publicación, el lugar y la idea surgen el mismo día. 

Y es que, mientras volvía de clase, aprovechando el buen tiempo, he preferido cambiar mi ruta y darme un paseo. Y he terminado por llegar hasta aquí. 

Se trata de un sendero ajardinado en una colina situada en la parte trasera de la basílica de Begoña, y cuyo camino lleva hasta el túnel que une el barrio homónimo con el de Santutxu

Este lugar es mucho más interesante de lo que parece. A mi, al menos, me ha llamado mucho la atención desde el primer momento. La vegetación y los distintos árboles que crecen en él lo convierten en un pequeño pulmoncito en medio de la ciudad. 

Arboles, por cierto, con mucho contraste entre unos y otros. 

Tan solo con subir el primer tramo del caminito podemos darnos cuenta de un valor importante con el que cuenta: Las vistas.

Al encontrarse entre Begoña y la calle del Maestro Mendiri (Mendiri Maisuaren Kalea), en plena bajada hacia Prim y el Casco Viejo, desde estos Jardines de la Basílica (que así se llaman) se puede ver ese oleaje de tejados y azoteas que tanta personalidad da a esta zona de Bilbao. 

Pero la razón principal por la que este lugar me ha llamado la atención no es solo por sus vistas o por no haber sabido de su existencia hasta ayer. 

¡Lo que más me llamó fue que en este sitio ya ha llegado la primavera!

Botones de oro en flor, violetas silvestres, margaritas, dientes de león… 

Este lugar, ahora mismo, se encuentra rebosante de esa vida que solo se respira cuando el hemisferio despierta de su letargo. 

Aunque hay que tener cuidado, gran parte del verde de la zona lo aportan enormes ortigas, una planta tan beneficiosa como dolorosa. 

Para quienes no sepan lo que son, las ortigas son un tipo de plantas en cuyas hojas cuentan con unas finísimas hebras en forma de pelitos que, al tocarlas, se rompen y sueltan un veneno que provocan un fuerte picor y escozor en la piel durante un periodo breve de tiempo. 

Vamos, que si las tocas, te ortigas. Y duele. 

Dicen que es beneficioso para la salud, pues ayuda a la circulación de la sangre, pero tampoco me he parado a comprobarlo. Yo solo se que duelen… y que hay quienes las recogen y las estofan o las hacen en puré. 

En fin. El jardín ha despertado.

Bueno… tenemos flora pero… ¿Fauna?

¡Pues también!

Una abeja y una mariposa tuvieron la amabilidad de estarse tranquilitas y posar para la cámara.

(Bueno… la mariposa no es que estuviera muy quieta, y acabé sacándole casi una treintena de fotografías…).

A todo esto… ¿Los bichos cuentan como fauna?

Me sorprendió mucho ver estos tipos de insectos a mediados de Febrero. Después del invierno convulso que hemos tenido, no se de que me sorprendo con este repentino aumento de las temperaturas… pero estoy acostumbrado a que el tiempo vaya a peor en Febrero por estas fechas. Además, mi cumpleaños está a la vuelta de la esquina y yo nací en días de ventisca. 

Y sin embargo este año… ¡Mirad que tiempo!

Aunque… no me hubiese sorprendido que algunos de estos árboles hubiesen volado hace tres días con el vendaval. 

Parece que después de la tormenta ha llegado la calma. 

En fin. 

No tengo mucho más que contar acerca de este lugar, pero si que quiero animar a todos a hacer lo mismo que hice yo ayer. 

Salíos de vuestra ruta habitual y tomad caminos desconocidos, esos que siempre están ahí pero que nunca os planteáis siquiera recorrer. Uno nunca sabe lo que puede llegar a encontrar en aquellos lares por los que ni siquiera mira. 

¿Que? ¿Os animáis a recibir a la primavera desde algún lugar especial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s