La playa de la Cava y la playa Joyel, en Cantabria

¡Este jueves nos vamos a la playa!

Isla es un municipio de Cantabria que, pese a no hacer honor a su nombre, cuenta con unas playas estupendas que merece la pena descubrir. Si os interesa conocer dos de ellas, os invito a recorrer la enorme Playa de la Cava hasta llegar a la Playa Joyel.

Voy a dejar la visita a Santander aparcada durante un momento para hablaros de una playa impresionante. No conozco su historia, ni se si existe alguna leyenda acerca de ella, tampoco se si su arena contiene algún mineral extrañísimo, o si en ella se rodó alguna película. Lo único que se de ella es lo que vi, y lo que vi me impresionó. 

a-20160813_201436

Ya se que acabamos de entrar en otoño, pero antes de que el buen tiempo se marche definitivamente, voy a aprovechar para mostraros algunas playas cántabras, concretamente aquellas que se encuentran situadas en la localidad de Isla, y empezando por la que, a mi parecer, es la que más merece la pena descubrir: La Playa de La Cava. 

Forma parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, un espacio protegido muy rico tanto en fauna marina como ornitológica.

Llegaba a ella cruzando una calle que había al inicio del pueblo. Al final de esta se encuentra un hotel, y pasando este se haya la Playa de la Cava, con la Ría de Cabo Queja dándote la bienvenida y obligándote a darte un chapuzón si tu intención era llegar al mar. 

Cuando la marea estaba completamente baja, la ría se quedaba en casi nada, aunque no desaparecía por completo. Pero… en un intervalo de seis horas puede pasar de cubrirte solamente los pies a llegarte hasta el ombligo (aunque también dependerá de como de alto seas). 

Fui a sacar estas fotos aprovechando que la marea estaba baja (por miedo a que se me mojase la cámara). El valor natural y paisajístico de este lugar es innegable. A pesar de que en las fotografías pueda parecer que solo se trata de un triste humedal lleno de charcos, os aseguro que esta playa cambia muchísimo con la marea alta. 

Me encantó este lugar. Era como un desierto que se hacía necesario atravesar para poder siquiera ver el mar. Y en si, era una playa llena de piscinas naturales con el agua más caliente y con un montón de vida. Encontrar bancos de peces y otros animales era extremadamente fácil debido al impacto tan visible que provoca el cambio de mareas en el entorno. 

Una vez cruzada la ría, uno solo tiene que dirigirse al norte para llegar al mar, que se encuentra a casi un kilómetro de este lugar. No llegaba a un kilómetro desde mi situación intermedia, pero la Playa de La Cava si que lo hace. Esta playa mide algo más de un kilómetro y se extiende hasta las Marismas de Joyel, al sur de las cuales se encuentra el Monte Cincho, en Arnuero

A medida que avanzaba era más fácil ver bañistas que habían decidido instalarse y pasar el día cerca de cualquiera de las cuencas que se formaban en el lugar. Me parecieron estupendas, especialmente para estar con niños o ancianos, puesto que, al no tener oleaje, son mucho más seguras y tranquilitas, perfectas para evitar sustos. 

Aunque a mi me encanta el oleaje. 

Siguiendo adelante y adelante, atravesando toda la ría hasta su desembocadura, al final uno llega a la Playa Joyel. Al este se encuentran el camping y el municipio de Noja. Al oeste está Isla y, por fin, se puede ver el mar.

La playa Joyel, compartida con Noja, está bastante bien. Arena fina y pocas rocas, tan solo abundantes en los extremos. Ideal para bañarse y disfrutar de un día de playa. Sin embargo hay que tener cuidado, pues el mar Cantábrico puede ser violento y traicionero. 

Sin embargo, lo cierto es que yo adoro su olor a sal y su bravura.

Durante la noche sirve como punto de encuentro de aficionados a la pesca y, gracias a su situación, la contaminación lumínica de los municipios colindantes no termina devorando su cielo nocturno por completo, por lo que es un lugar estupendo para tumbarse y ver las estrellas. 

Una noche estuve observando las constelaciones. El cielo estrellado se extendía y, a pesar de que no podía verse la vía láctea en todo su esplendor, para un chico de ciudad como yo ese panorama era sobrecogedor y muy romántico. Llegué a ver alguna estrella fugaz, pero eso en Agosto tiene menos mérito. 

También merecía mucho la pena observar la puesta de sol desde la playa de La Cava. 

En resumidas cuentas: Si pasáis por Isla o por Noja, la Playa de la Cava y la Playa Joyel están delante y merece la pena plantarles unas sombrillas, ponerles unas toallas y tumbarse en ellas a dejar pasar el tiempo al son de las olas y la brisa marina. 

Si no ha podido ser este verano, podría ser el que viene. ¿Os hace la idea?

Anuncios

Un pensamiento en “La playa de la Cava y la playa Joyel, en Cantabria

  1. Pingback: Las playas de Isla, en Cantabria | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s