Una escuela náutica y su planetario, en Santander

Mirando a la bahía de Santander, frente a la Duna de Zaera y el dique de Gamazo, se encuentra la Escuela de Náutica de la Universidad de Cantabria.

Aunque hablar del edificio de una facultad no es lo más convencional, hoy vamos a pasearnos por delante de este para admirar las esculturas que lo adornan. 

a-20160810_121419

Llevamos ya varias entradas acerca de Santander (¡Y las que quedan!). Carolina nos contó el domingo pasado la triste historia de los Raqueros de Santander, yo os hablé el pasado jueves de su Duna de Zaera y el anterior os narré el paseito en barco que me pegué por la bahíaY hoy volvemos a la capital cántabra para hablar… ¿De una facultad? 

Tranquilos, este lugar también tiene varias cosas que enseñarnos. (Normal, es una facultad. Allí se enseñan cosas). 

La tradición naval Santanderina se remonta varios siglos atrás. ¡Más que siglos, milenios! Y es que, como mencioné en “Un paseo en barco hasta Santander”, se cree que el Portus Victoriae Iuliobrigensium se encontraba aquí, en la capital cántabra. Un puerto, ya desaparecido, fundado por los romanos durante las guerras cántabras, que tuvieron lugar entre el 29 y el 19 antes de Cristo. 

Aunque hay muchas pruebas que lo corroboran, no es exacto decir que se situaba en Santander, ya que hay historiadores que afirman que se encontraba en Santoña o cerca. Sin embargo, es innegable que esta ciudad ha tenido una fuerte tradición náutica durante su historia.

Y por lo tanto, es lógico que haya una facultad dedicada a impartir enseñanza en torno a la navegación y la construcción naval: La Escuela Técnica Superior de Náutica

Cuando llegué a Santander, este fue el primer lugar que fotografié. Me llamó la atención tanto por las decoraciones que adornaban su entrada, como por su cúpula.

La facultad se halla situada cerca del centro de la ciudad y, como antes he mencionado, frente a la Duna de Zaera y el dique de Gamazo. Además, está adosada al Palacio de Festivales de Cantabria

Cuenta en su entrada con varias esculturas: Un ancla, el palo mayor de un barco (no se mucho de barcos, así que puedo estar equivocado. Sentíos libres de comentar si me equivoco), un capitán en la proa de un barco y un motor. Esculturas que vamos a ir viendo a continuación mientras conocemos un poco más acerca de esta facultad.

He podido comprobar que esta escuela (como casi todo en este blog) también tiene su historia. Se dice que la primera escuela de náutica santanderina data de 1730, en una época en la que tanto la navegación como la construcción naval estaban en auge. 

En 1785 se creó el Real Consulado del Mar de Santander, que estableció escuelas de comercio, pilotaje, agricultura y dibujo. Años, leyes y decretos más tarde se reorganizaron las enseñanzas náuticas y navales impartidas, añadiendo titulaciones: Piloto, Oficial de Máquinas, Capitán, Maquinista Naval, etc.

Sin embargo, algunas titulaciones eran consideraras como estudios universitarios de segundo ciclo mientras que otras no, aunque tuviesen el nivel correspondiente al universitario. No fue hasta 1988 cuando estas escuelas se integraron en sus universidades correspondientes. 

Un año después, en 1989, la Escuela Superior de Marina Civil fue la primera en integrarse en una universidad, la Universidad de Cantabria, y en 2004 esta escuela cambió su nombre al que tiene hoy en día: Escuela Técnica Superior de Náutica.

Por las esculturas que hay en su entrada, pude deducir al momento que las enseñanzas que se impartían aquí dentro eran muy variadas e iban desde la ingeniería y construcción y montaje naval hasta el pilotaje. 

¡Pero me llamó mucho la atención saber que también había un planetario abierto al público!

La cúpula metálica que se encuentra ubicada en el extremo oeste de la escuela posee en su interior otra cúpula concéntrica de 8 metros de diámetro y 10 de altura y en la que se proyecta el firmamento, cuyo corazón del mismo (el proyector) se encuentra en el centro de la sala.

No pude entrar a verlo porque el día que fui estaban llevando a cabo labores de mantenimiento en la facultad, pero me hubiese encantado entrar y, la próxima vez que vaya a Santander, pienso visitarlo sin falta. 

Sobre una pantalla con forma de bóveda, el proyector muestra el sistema solar, el movimiento y rotación de los planetas y sus satélites; el sol y alrededor de 4500 estrellas; varias constelaciones, etc. Además, como en cualquier exposición o atracción abierta al público que se precie, en el planetario se llevan a cabo también varias actividades.

Merece la pena verlo e informarse. 

La entrada, además, es bastante barata: 1,50€ por persona. Y el lugar tiene capacidad para cincuenta espectadores. 

En fin… me gustó este lugar. Me pareció curioso y digno de mencionar en este blog y, aunque me quedé con las ganas de ver las estrellas, pude entretenerme observando las esculturas que adornan la entrada.

¿A vosotros que os ha parecido?

Anuncios

Un pensamiento en “Una escuela náutica y su planetario, en Santander

  1. Pingback: 5 planes para disfrutar de Cantabria | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s