La triste historia de los raqueros de Santander

En la bahía de Santander hay unas estatuas llamadas Los Raqueros que están en recuerdo a unos “personajes típicos santanderinos” tal y como reza la placa del monumento:

Descritos por José María de Pereda, que en los siglos XIX Y XX frecuentaban las machinas y acostumbraban a darse un cole en puerto chico, buceando en las aguas de la bahía para recoger las monedas que los curiosos les lanzaban.

13681051_10210529498099991_6349950754015245044_n

La versión que me contó a mi mi amiga santanderina es parecida pero con algunos matices. Se trataba de niños y niñas pobres que se lanzaban a por las monedas que les tiraban los ricos. Para los ricos esto era un mero pasatiempo, para los pobres una de las pocas maneras de conseguir dinero para llevarse algo a la boca.

El término raquero según la Wikipedia tiene dos posibles orígenes:

  1. Del inglés wreckerladrón de barcos, saqueador de naufragios
  2. Del latín rapio-isarrebatar, arrastrar, llevar violenta o precipitadamente
  3. Según los habitantes de esta zona de la ciudad, el nombre de los raqueros se deriva del apelativo aportado por los tripulantes y pasajeros de los barcos ingleses en los que robaban, pronunciado castellanizado como raquers. En Cantabria y en un lenguaje coloquial, actualmente se utiliza el término “raquero” para referirse a una persona maleducada o malhablada y que utiliza muchas palabras malsonantes.

Pero el término venga de donde venga, designa a lo mismo, niños y niñas marginales, huérfanos o de extracción humilde, que frecuentaban los muelles de Santander (Cantabria) durante el siglo XIX y principios del XX sobreviviendo de pequeños hurtos y de las monedas que los pasajeros y tripulantes de los barcos arrojaban al mar para que las sacasen buceando.

Sea quien sea quien les tirasen las monedas a modo de pasatiempo, sigue siendo un acto cruel. A pesar de como ya sabéis, estoy 100% a favor de que se recuerden y documenten las cosas, no me gusta que se desvirtualice lo ocurrido en un lugar. Pues ahora los turistas se sacan fotos posando con las estatuas, como si fueran famosos, cuando no son más que el mero recuerdo de algo tan triste como la pobreza y la crueldad de la gente  que los usaba como pasatiempo.

Anuncios

Un pensamiento en “La triste historia de los raqueros de Santander

  1. Pingback: Una escuela náutica y su planetario, en Santander | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s