La Bajada de Celedón en la plaza de la Virgen Blanca

Hoy, 4 de Agosto, a las seis de la tarde dará comienzo la semana de fiestas de Vitoria-Gasteiz: Las Fiestas de La BlancaY como es una fecha especial, más que de un lugar, voy a hablaros de lo que sucede el día 4 en este lugar. 

¿Que sucede? Baja Celedón y dan comienzo las fiestas. ¿Donde sucede? En la Plaza de La Virgen Blanca.

A 20160803_115843

¿Que mejor momento que este para hablar sobre la plaza de la Virgen Blanca? Pensé. Sin embargo… la idea no terminó de convencerme del todo. Primero porque no tenía muy buenas fotos del lugar. Segundo porque… bueno. Las fiestas de La Blanca comienzan y terminan en esta plaza pero… no van acerca de ella. Se extienden por toda la ciudad. 

Pero Piensa en un lugar no trata única y exclusivamente de lugares (aunque suene paradójico). Trata de aquello que hace especiales esos lugares. “Aquello” puede ser una única cosa tangible, como algo vistoso y turístico. Hablando de la Plaza de la Virgen Blanca, la escultura a la batalla de Vitoria podría ser ese algo. 

Pero también pueden ser muchas cosas; y también pueden ser intangibles. Una experiencia, una historia, un sentimiento, una canción… Y por eso hoy no voy a hablar de la Plaza de la Virgen Blanca. Eso lo dejo para más adelante. 

Hoy voy a hablar acerca de una de las muchas cosas especiales que suceden en esta plaza y que la hacen única: La Bajada de Celedón. 

Imagen tomada de Wikimedia Commons

La cuerda ya está colocada.

Suspendida en el aire, forma dos lineas casi paralelas que trazan su recorrido desde la torre de la Iglesia de San Miguel hasta un balcón en la parte más baja de la plaza. Y como cada año, aguardan su momentito de gloria.

No soy muy fiestero, pero cuando vi esa cuerda ya colocada, mecida muy levemente por la brisa y bajo el cielo azul (algo poco usual en Vitoria), no pude evitar emocionarme. Como si de una alegoría se tratase, esa cuerda supone el inicio y el fin. El inicio y el fin de las fiestas, claro. 

Y, aunque yo no sea muy fiestero, hay muchísima gente que espera con ansia este momento, que lo preparan y se preparan para intentar disfrutar de seis días de diversión y actividades de todo tipo. 

Sonará básico… pero es agradable pensar en como estas cosas hacen que mucha gente deje los problemas aparcados durante un ratito y salgan a animarse. 

En fin, lo dicho. La cuerda está colocada, pero… ¿Para qué? 

Para que descienda por ella el personaje más importante de estas fiestas: Celedón.

Imagen tomada de Wikipedia

¿Y quien o que es Celedón? ¡La imagen de las fiestas de la Blanca desde hace casi 60 años! Se trata de un hombre vestido con el traje de Blusa (indumentaria masculina típica de estas fiestas), que, a las 18 horas de cada 4 de Agosto desciende con su paraguas desde lo alto de la torre y hasta el balcón en el que termina el cable, para luego salir de allí y atravesar toda la plaza hasta llegar a la balconada de la iglesia. Una vez allí, Celedón da comienzo a las fiestas. 20160803_120348

El 10 de Agosto, a media noche, dan por finalizadas las fiestas en el momento en el que Celedón asciende desde el balcón hasta la torre, para no volver a ser visto hasta un año después.

Conviene señalar varias cosas. La primera es que, obviamente, el Celedón que baja de la torre es un muñeco, que al final de su recorrido por aire se reencarna en persona. El actual Celedón es Gorka Ortiz de Urbina. Anteriormente, el personaje fue encarnado por Iñaki Landa, por Enrique Orive Galindo y por Jose Luis Isasi Montalbán, el primer Celedón. En su honor, la balconada de la iglesia de San Miguel tiene una escultura de Celedón que lleva su rostro, pues además de haber sido el primero y uno de los que más años encarnó al personaje, también fue uno de los que lo crearon, y con él, esta tradición.

Y es que… aunque las fiestas de La Virgen Blanca llevan celebrándose desde el año 1884, su personaje principal no nació hasta 1957. ¡El año que viene cumplirá 60 años!.

Esta tradición surgió de la mano de nueve amigos: Jose María Sedano, Amado López de Ipiña, Jesus Jiménez, Mario López de Guereña, Luis Mari Sánchez, Javier de Azpiazu, José Pérez de San Román, Jose Luis Isasi (como no), y José Luis Madinabeitia, quien ha fallecido recientemente (y desde aquí nos gustaría enviar nuestro cariño a su familia y sus seres queridos). 

Otro punto a señalar sería que, originalmente, Celedón descendía desde la torre hasta la Plaza Nueva, sin embargo, en 1970, su recorrido se vio alterado a causa de unas obras, por lo que comenzó a descender donde lo hace ahora. 

También hay que mencionar que, una vez haya aterrizado, Celedón debe recorrer toda la plaza hasta llegar a la balconada. ¿Parece sencillo verdad?

Pero si le sumamos los miles y miles de personas que la abarrotan, y el sofocante calor de Agosto, se convierte en una odisea. Y si encima añadimos que tocar a Celedón trae buena suerte… El viaje se convierte en un suicidio.

Antiguamente era más fácil, pues además de tener menos de un cuarto de los habitantes que hay ahora, la ciudad no era tan turística, por lo que no iba tantísima gente a las fiestas. Mis padres recuerdan haber podido darle la mano a Celedón sin mayor problema, mientras que hoy en día tienes suerte si pasa cerca tuyo. Y tiene suerte él si no le destrozan vivo (aunque precisamente por eso va escoltado).

He de confesar que he ido muy pocas veces a ver la bajada en directo. Muy, muy pocas (menudo vitoriano estoy hecho…). Pero en la primera estuve a puntito de rozarle el hombro. De repente me pegaron un empujón y se me pusieron delante, pero le tuve a centímetros de distancia. 

Y en la segunda estaba tan alejado que no vi nada. Y ya. Dos veces. 

Imagen tomada de Wikipedia

¿Pero en quien se basaron estos nueve blusas para crear a Celedón? Pues bien, hay muchas historias respecto a la identidad del personaje; y mucho misterio. En su momento se dijo que Celedón era un guerrillero carlista de Andagoya, cuyo nombre vendría a ser Celedonio Iturralde o Celedón Aguiluz. También se cree que pudo ser un vecino de la calle Zapatería (en el Casco Viejo), que gano fama por su afición a ir por las tabernas de la zona. 

Pero la teoría más aceptada acerca de la identidad de Celedón es la que dice que se trata de Celedonio Anzola y García de Andoáin. Otro vecino de la calle Zapatería, que nació en 1796 y se estableció en Vitoria con 21 años y que, como dice la letra del pasacalles, habría construido él solo su casa, con ventana y balcón. Se trataba de un albañil alto, flaco y de buen humor, que vestía con el traje típico de la llanada alavesa y al que le gustaba ir por las tabernas los domingos y vísperas de fiesta.

Esta teoría surgió de un minucioso estudio realizado por Venancio del Val, y es la idea con más fuerza acerca de la identidad de este icono vitoriano.

Sin duda, Celedón es el personaje más importante de las fiestas… pero no es el patrón. Y es que las fiestas, que tienen más de un siglo de antigüedad, rinden homenaje a su patrona y también patrona de la ciudad de Vitoria: La Virgen Blanca (también conocida como Nuestra Señora de las Nieves).

De esta virgen hay una talla en la balconada de la iglesia de San Miguel, lugar donde se anuncia el comienzo de las fiestas. Esta talla fue realizada por el escultor Alejandro Valdivieso en 1854, pero el culto a esta virgen comenzó alrededor de 1181, cuando se fundó la ciudad. 

Y aunque las fiestas lleven celebrándose como hasta ahora desde 1884, antes de esta año ya se celebraban, solo que en la primera semana de septiembre. 

Y el momento de la bajada en si… ¡Una locura!

Todo el mundo saltando, corchos y más corchos de botellas de cava volando entre la multitud, pelotas de playa recorriendo toda la plaza, gente lanzando agua para luchar contra el calor…

Aunque sea Vitoria, el calor y el sol de agosto pueden ser bastante intensos, por lo que hay que tomar precauciones. No es raro que alguna persona sufra una insolación, un golpe de calor o un corte a causa de alguna botella que se haya roto o haya explotado (una vez lo vi y dio mucha impresión). Por eso, al que quiera meterse entre la muchedumbre, le es conveniente cubrirse con un gorro y llevar agua (además de champán). 

¡Y después de la bajada, a disfrutar del programa de fiestas

Como veis, el 4 de Agosto es un día muy importante para la ciudad de Vitoria-Gasteiz y para sus gentes. 

Y el 5 de Agosto es un día muy especial para cierta integrante del equipo de Piensa en un Lugar. ¡Y es que Patri cumple años! ¡¡Feliz víspera de tu cumpleaños Patri!! 

¡Y felices fiestas a todos!

Anuncios

3 pensamientos en “La Bajada de Celedón en la plaza de la Virgen Blanca

  1. Pingback: Seis lugares de Vitoria que no te puedes perder | Piensa en un lugar

  2. Pingback: Último día de barracas tras las fiestas de Vitoria | Piensa en un lugar

  3. Pingback: 9 lugares de El silencio de la ciudad blanca (Vitoria) | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s