Una primera visita al parque de Doña Casilda, en Bilbao

Uno de los primeros lugares de Bilbao que visité cuando empecé a venir a esta ciudad fue el Parque de Doña Casilda, un parque emblemático situado en el barrio de Indautxu, pegadito al centro comercial Zubiarte, al palacio Euskalduna y a la ría. 

Y hoy he decidido hablar un poquitín acerca de él. 

A 20160713_175401

He de confesar que la primera vez que lo crucé no sabía ni donde estaba. Era de noche, yo estaba de fiesta con algunos compañeros de 1º de carrera y aún no conocía Bilbao. Así que me dejé guiar mientras escuchaba las anécdotas de algunos de los compañeros con los que iba. Y… de repente… me encontré en medio de este lugar.

Y ya en ese momento me picó la curiosidad por saber de que sitio se trataba. Está mal que yo lo diga pero considero que tengo bastante buena orientación para guiarme a través las ciudades, y por eso me suele gustar perderme, porque significa que estoy pasando por lugares que nunca antes había visto. 

El caso es que este lugar me llamó mucho la atención (y el hecho de no tener ni idea de donde estaba también), así que cuando pude, decidí buscarlo.

Y como para no encontrarlo, si se encuentra situado en medio de la ciudad. 

El parque de Casilda Iturrizar, más conocido como Parque Doña Casilda, es un parque extenso y con muchísimas cosas que ver, y en la entrada de hoy vamos a descubrir algunos de los atractivos que tiene. 

Empezando por su estanque, situado en el centro del mismo. 

Además de dos fuentes, este pequeño lago cuenta con varios islotes en los que están ubicadas las casetas para los patos y los cisnes que otorgan a este parque su apodo: “Parque de los patos”. También hay un pavo real, pero el día que hice estas fotos no quiso posar para la cámara. 


En el estanque desembocan varios riachuelos. Para cruzarlos hay unos puentecitos muy coquetos que, sumados a la fauna y la flora, dan al parque de Doña Casilda un estilo y un carácter muy especiales. 

Supongo que es porque estamos en verano, pero las aves del paraíso (un tipo de planta) que hay junto al puente estaban un poco mustias. Quise fotografiarlas pero me dio no se que, porque aunque su aspecto actual no sea el más bonito, en otras ocasiones las he visto preciosas. Sin embargo, en el resto del parque estaba completamente inundado por el verdor de los jardines y de los abundantes árboles.

Y es que en el parque de Doña Casilda hay más de 1500 árboles, entre los cuales se pueden distinguir alrededor de 71 especies diferentes procedentes de los 5 continentes. No es difícil ver señalizaciones que indican al visitante frente a que tipo de árbol se encuentra.

Pero además de árboles, en este parque también es muy fácil encontrar arte. 

Las fuentes parecen ser un elemento muy abundante en este parque, cada una muy distinta a la anterior. Algunas, como la famosa fuente de Ricardo Bastida, sirven para beber. 

Otras, sin embargo, sirven para dar más encanto al lugar.

Y otras… están en reparación. 

Aunque el día que visité el parque esto fue lo que me encontré…

En realidad… debería verse así. 

Aparte de fuentes, también hay muchas esculturas. Frente al hotel Meliá, por ejemplo, encontramos un paseo muy agradable, el paseo Eduardo Victoria, que cuenta con dos estatuas en homenaje a famosos músicos, y ambas de Lourdes Umerez.

En una de ellas podemos ver al compositor de ópera Giuseppe Verdi, mientras que en la otra nos encontramos con Josu Loroño, creador de la Orquesta Sinfónica de Acordeones de Bilbao

Y no son los únicos artistas inmortalizados que hay en este parque, pues cerca del museo de Bellas Artes podemos encontrar una estatua en honor a los hermanos Tonetti, los famosos payasos.


Pero… ¿A quien debe su nombre el parque Doña Casilda? Una de las estatuas del lugar te lo desvela. Su nombre se lo debe a la benefactora que donó el dinero para su construcción, la señora Casilda Iturrizar, también conocida como la Viuda de Epalza, una mujer que, al fallecer su marido, comenzó a ayudar a los desfavorecidos otorgando gran parte de su fortuna a muchas obras. Además del parque que lleva su nombre, la ciudad también cuenta con una calle llamada Viuda de Epalza, en la cual residió.

Doña Casilda Iturrizar. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Su busto, obra de Agustín Querol, se encuentra situado en el parque.

Imagen tomada de Wikimedia Commons

Quería contar toda la historia del parque en esta entrada, hablar sobre sus curiosidades, sobre el hecho de que esté frente al museo de Bellas Artes… 

Pero he pensado que por hoy era suficiente. Y es que hay cosas que merecen la pena verse poquito a poco.

(Bueno, eso y que tampoco quería una entrada excesivamente extensa y cargada de fotos)

En una próxima visita prometo traer más información acerca de este parque, que durante mucho tiempo fue el único lugar de este tipo en toda la villa de Bilbao. 

Pero hasta entonces… ¿Os animáis a daros una vueltecita?

Anuncios

4 pensamientos en “Una primera visita al parque de Doña Casilda, en Bilbao

  1. Pingback: Una segunda visita al parque de Doña Casilda | Piensa en un lugar

  2. Pingback: Uno de los mejores parques de Bizkaia | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s