Paseando bajo tiburones en el Aquarium de Donostia

Si el jueves pasado estuvimos en la Playa de la Concha, esta semana toca acercarse al Aquarium de San Sebastián. Se trata de la atracción turística más visitada de la ciudad, el primer museo de ciencias naturales que se fundó en España y el primer museo de Euskadi.

A 20160428_130008

El Aquarium de Donostia es prácticamente una visita obligatoria para el turista. Yo ya he estado cuatro veces (y tan solo he ido a San Sebastián cinco veces en mi vida), pero aún así sigo queriendo volver.

A 20160428_125903_Pano

Y es que tiene mucho para ver, tanto dentro como fuera.

Se encuentra situado en el puerto de Donostia, en la Plaza de Carlos Blasco Imaz, delante del Monte Urgull y justo en uno de los extremos del paseo marítimo que lo rodea, Pasealeku Berría.

Como he mencionado antes, el Aquarium de San Sebastián, habiendo sido inaugurado en 1928, es el museo de ciencias naturales marinas de mayor antigüedad España, y el museo más antiguo de Euskadi.

Cuenta con tres plantas, cada una de ellas dedicada a una temática concreta: Historia marítima, historia natural marina y acuario.

La primera vez que vine, esto fue lo que más me llamó la atención.

Se trata del esqueleto de una ballena franca, que cuelga del techo del museo.
Sin embargo hoy en día hay cosas aún más interesantes para ver. El acuario cuenta con maquetas de barcos, una reproducción de la bodega de un navío, armas, dioramas, vídeos, exposiciones, colecciones, etc.

Pero además de aprender acerca de historia naval o de la historia de la pesca en Donostia…

…Es obvio que la atracción principal son los peces.

Pido perdón desde ya por la calidad de las fotos de esta entrada, algunas de ellas me salieron bastante borrosas. Pero bueno, entre que los animales no paran quietos y que está prohibido usar flash, supongo que es normal. El uso del flash hace daño y estresa a los peces, además es muy molesto para el resto de visitantes (y mi móvil no es que sea nada del otro jueves, que digamos…).

Pero siempre hay algún bichillo que quiere posar para ti.

En 1998 se llevó a cabo una importante ampliación en la cual, entre otras cosas, instalaron el túnel de 360º que atraviesa un tanque de 1.800.000 litros de agua…

De agua y de peces, como no podía ser menos. Esta parte del recorrido es conocida como el Oceanario.

De entre todos los habitantes de este gigantesco tanque destacan Txuri y Kontxita, dos enormes tiburones que podrás ver nadando a sus anchas a tu lado, bajo tus pies o sobre tu cabeza.

Pero no son los únicos tiburones. Las pintarrojas, por ejemplo, son pequeños tiburoncitos rallados o moteados. Y aquí los hay a patadas.

Normal.
¡Los crían aquí!

En la penumbra se esconden, entre otros, los peces raya. Me costó, pero pude sacar una foto medio decente de uno de ellos, y una no tan decente de su escondrijo.


En fin, peces hay muchos. Crustáceos y moluscos también, como no podía ser de otra manera.

Cerca del final del recorrido se encuentran los peces tropicales. Destacan por su amplia variedad, su aspecto curioso y su vistoso colorido (entre otras muchas cosas).

Además del oceanario, también hay acuarios temáticos y acuarios táctiles (de este último no tengo fotos). En los acuarios táctiles podemos tocar y acariciar a los peces (con cuidado de no hacerles daño), mientras que en los acuarios temáticos, como su nombre indica, podemos observar peces que comparten un mismo hábitat o peces de una única especie.

No solo hay arena en estas fotografías.

La morena se estuvo quieta durante un ratito, pero luego se cansó de posar para la cámara.

¡Me encantan los nautilus! No solo por su aspecto o por el hecho de ser auténticos fósiles vivientes, sino porque además estos SÍ se están quietecitos (al menos lo justo para poder sacarles una foto decente).

El Aquarium de San Sebastian es famoso por los tesoros vivos que en el se encuentran, de eso no cabe la menor duda, pero además de ofrecer un recorrido mágico a través del mar y del viaje descubriendo los misteriosos habitantes que moran las profundidades, este lugar también hace una importante labor investigativa y divulgativa. Desde la remodelación de 1998, el Aquarium ha trabajado para impulsar la sensibilización sobre los problemas medioambientales del medio marino.

El recorrido, además, es muy intuitivo. Uno puede recorrer todo el acuario sin miedo a perderse ni un solo detalle siguiendo las flechas amarillas que hay en el suelo.
Por otro lado, este lugar también organiza talleres y actividades, orientados la mayoría al público más joven. Viene todo recogido en la web del Aquarium de San Sebastián.

Y para terminar de amenizar esta visita, aquí tenéis un vídeo para que podáis contemplar el acuario en todo su esplendor.

Video tomado de www.donostiasansebastian.com.

Pero en serio. Merece la pena visitarlo y descubrir con tus propios ojos todo lo que tiene para ofrecer este lugar tan lleno de magia.

¿Bueno, que?

¿Os animáis a daros una vuelta entre tiburones?

Pd: Esta entrada va dedicada a mi primo Maren, que a sus 8 añitos ya es una enciclopedia marina en miniatura.

Anuncios

Un pensamiento en “Paseando bajo tiburones en el Aquarium de Donostia

  1. Pingback: Descubriendo al Killi en Ortuella | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s