El pequeño bosque de Oma de Leioa

El otro día Josu os enseñó el Arboretum de la UPV/EHU pero hay algo que no os mostró porque es un lugar que no es tan conocido. Un pequeño bosque que a mí me recuerda al de Oma. Este sitio se encuentra no muy lejos del bosque de la vida y es aquí donde comenzamos esta segunda parte del paseo.

En frente de esta obra se encuentra el embalse de Lertutxe que, según El correo, fue creado por la química Dow Chemical. Por cierto, está totalmente prohibido bañarse aquí, aunque con la cantidad de mosquitos y guarrería que hay no sé a quien le apetecería.

Para ir hasta al embalse hay que pasar por un pequeño camino de tierra plagado de mosquitos y en el que seguramente encontraréis a gente pescando o paseando a su perro.



Antes de llegar al embalse hay una pequeña orilla donde suele haber patos, peces y unas magníficas vistas con reflejos del Bosque de la Vida.

Y llegamos al embalse. Hay que pasar la pasarela para poder acceder al pequeño bosque. Por este lugar suele oler bastante mal y está plagado de mosquitos debido al estancamiento que hay en las aguas.

Una vez al otro lado de la presa hay que bajar unas escaleras y pasar por un puente.

No son unas vistas muy agradables aunque haya patos, pero merece la pena pasar por aquí para llegar hasta el pequeño bosque.

Cuando se pasa este puente es cuando comienza la peor parte del camino. No os podéis quejar porque la última vez que pasé, el puente no tenía ni barandillas de madera.

Ahora hay que seguir por unos caminillos algo embarrados, así que por si no os había quedado claro ya, es recomendable zapato cómodo y que se pueda manchar.

La verdad es que nunca habría estado aquí sino fuera porque justo ese día estaba enseñándole a mi amiga  Andrea las maravillas que tiene Leioa y decidimos continuar con el paseo para saber que había más allá del embalse.

Hay unas bonitas vistas de El bosque de la vida y la facultad de medicina de la UPV/EHU. Quizás en esta foto no se aprecie pero si hace buen tiempo seguro que sí.

Tras andar un rato más se llega a una pequeña campa. En todo momento hay que seguir el camino que se ha creado tras el paso de la gente. Una vez habéis llegado a la campa de hierba alta es fácil porque no muy lejos se ven unos árboles.

El día que descubrí el lugar estaba un poco mosca porque supuestamente no había nadie en el lugar pero yo oía extraños ruidos. Resulta que algunos de los árboles estaban muy inclinados y con el viento se chocaban entre sí produciendo un curioso ruido.

Tras identificar el origen de ese sonido me di cuenta que algunos de los árboles estaban pintados, aunque a simple vista no lo parecía.

En algunos troncos se nota más que en otros.

La mayoría de las pinturas están en forma de círculo

Uno de ellos tenía una forma de A pero desconozco que significa

Otros troncos tienen formas más extrañas

Por desgracia, la pintura está desapareciendo y hay formas que son muy difíciles de ver, como este monigote blanco con forma humana.

Como recientemente había estado en el Bosque de Oma supe que algunos de los árboles que aparentemente no tenían más que rayas dibujadas podían formar en un conjunto alguna forma y efectivamente, tenía razón.

Aunque se trata de una obra efímera, un land art que es víctima del maltrato de la erosión de la lluvia y el aire, creo que es un arte precioso e interesante. Hay que planear mucho a qué distancia y qué árboles pintar para que la forma se vea desde un único punto.

Después de ver estas imágenes ¿Qué opináis? ¿Tiene un aire al Bosque de Oma o solo yo me lo imagino?

Creo que es un bosque para que practiquen los estudiantes de Bellas Artes de la UPV/EHU, que son los que se dedican a restaurar el Bosque de Oma.

¿Alguien me puede confirmar si esto es cierto? ¿Conocíais ya este lugar de Leioa ?

Anuncios

9 pensamientos en “El pequeño bosque de Oma de Leioa

  1. Pingback: El primer campo del Athletic está en Leioa | Piensa en un lugar

  2. Pingback: La preciosa primera universidad del País Vasco | Piensa en un lugar

  3. Pingback: Os retamos al Desafío Piensa en un lugar | Piensa en un lugar

  4. Pingback: El arte de Zaramaga, en Vitoria Gasteiz | Piensa en un lugar

  5. Pingback: 14 sitios para visitar en San Valentín | Piensa en un lugar

  6. Hola! A ese bosque es más fácil, y menos chulo, llegar desde la carretera que sube de Mendibile a la uni y desviándose a la derecha a la altura de la central. También se puede completar la vuelta al embalse y subir por un precioso robledal que alberga unas jaulas muy curiosas… Si alguna vez las​ encuentras y no adivinas que son ya diré…

    En cuanto a quien pintó el pinar ni idea, i estudie allí Bellas Artes y no he oído nada, siempre he pensado que es obra de algún espontáneo…

    Y por cierto ese pinar alberga una gran cantidad de castaños que si el día que se talen los pinos se respetan quedaría con el tiempo alrededor del embalse un bosque de hoja caduca único en la zona…

    Me gusta

    • Cierto, es verdad, gracias por el comentario. Después de añadir este punto a nuestro mapa interactivo me di cuenta del otro acceso y entre por Mendibile pero nunca di la vuelta al embalse. Ahora tengo curiosidad por las jaulas. Pero.. seguro que es accesible? porque la vuelta al embalse siempre la he visto como un barrizal. De todas formas, muchísimas gracias por la información ,probaré a ver.

      Me gusta

  7. Pingback: Piensa en un lugar para leer | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s