Un monasterio abandonado en Castilla y León

El monasterio de Santa María de Rioseco en el valle de Manzanedo es un lugar increíble. A pesar del abandono y el vandalismo (destrozos, tumbas profanadas, robos,..)  que ha sufrido está resurgiendo gracias a voluntarios que dedican su tiempo a devolverle su esplendor.

Este monasterio me lo enseñó Patricia Pereda el mismo día que fuimos a Orbaneja del Castillo, el pueblo que está dividido por una cascada. Cuando llegamos no pensaba que fuese a ver un lugar tan interesante. De hecho, cuando estábamos subiendo la cuesta pensaba que era solo la torre que se ve desde el camino.

Pero, tras subir la cuesta, llegamos a los restos de una muralla que ya dejaba entrever que aquello era más grande de lo que habíamos pensado en un primer momento.

Se apreciaba que estaban realizando obras de restauración porque varios de los materiales de obra estaban desperdigados por el suelo.

Tras pasar el muro llegamos, a través de unas escaleras, a la entrada oficial del Monasterio de Santa María de Ríoseco.

Como estaba la puerta de hierro en la entrada, pensábamos que estaba cerrado pero resulta que se puede entrar, siempre que se respete el lugar y teniendo en cuenta que si nos ocurriera algún accidente sería nuestra responsabilidad.

En la entrada unos carteles explican un poco más la historia del monasterio, que está siendo restaurado por un grupo de voluntarios. Siento la calidad de algunas de las imágenes pero es que íbamos con algo de prisa.

 Para que os hagáis una idea de lo grande que fue os dejo esos dibujos de cuando estaba en todo su esplendor. Para llegar hasta el monasterio hemos pasado por el punto 9 del que solo queda un muro y la torre que se veía de lejos. La entrada oficial está en el punto 1.

Al lado de los carteles hay como una pequeña capilla, que no es más que una sala con una mesa. Al otro lado tenemos los restos de la capilla original (punto número 3) con columnas, tumbas y altares que se nota que han visto pasar los años.

Se nota que algunas de las tumbas han sido saqueadas pero en algunas aún quedan vestigios como escudos y letras que pueden dar pistas de quién ha sido enterrado allí. Desconozco a dónde lleva esa puerta de hierro pero no tenía muy buena pinta así que no fuimos por allí. La verdad es que daba un poco de impresión poder visitar un monasterio así, totalmente a solas. Parecía que en cualquier momento iba a aparecer alguien a echarnos. Otra puerta nos lleva al patio (número 4 en el mapa). Bueno nos lleva a los arcos que quedan del patio. Aún así es precioso.

Monasterio abandonado. #architecture #arquitectura #burgos #monasterio #estaes_espania #esp

A post shared by purple (@cpurple_) on

 

En uno de los lados de lo que queda del patio vemos unas escaleras de caracol. Decidimos subir aunque no hay iluminación ni barandilla y apenas se ve nada pero por lo menos las escaleras parecen estar en buen estado. ¡Es tan diferente a visitar un sitio habilitado para visitas guiadas! Puede pasar cualquier cosa.

Tras subir unos peldaños de las escaleras, vemos una pequeña puerta que da a una sala un poco claustrofóbica. Como ya sabréis, soy muy curiosa, así que entro para ver las vistas.

La sala tiene un agujero al lado de la ventana por el que se ve otro espacio al que no sé cómo acceder.

Seguimos subiendo por las escaleras hasta llegar a un tejado al que apenas se puede acceder pues está en obras. Se ve que los voluntarios están realizando un gran trabajo.

Volvemos a bajar por las escaleras de caracol. Nunca le había dado tanto uso a la linterna de mi teléfono. 😉

Una vez abajo, volvemos al patio. Patricia, que ya estuvo antes nos enseña el único detalle que queda del monasterio. La cabeza de un ángel. Suerte a quién lo consigáis ver porque yo estuve un buen rato mirando hasta que lo encontré.

Una vez visto el detalle, pasamos a otra parte del monasterio y cruzamos un pequeño riachuelo.

Desde lejos se aprecia mucho mejor los restos del monasterio.

 

Es aquí cuando yo empiezo a escuchar voces. La verdad es que me asusto un poco porque supuestamente el monasterio está cerrado, no hay visitas guiadas ni nada. De repente aparece un perro y su dueño que andaban dando un paseo por el lugar. A lo lejos se siguen oyendo voces. Al parecer sí que había visitas guiadas. Las vistas desde el monasterio son impresionantes.

Antes de irnos para no molestar al grupo de la visita, Patricia nos enseñó un antiguo horno para hacer pan que no ha sido destruido.

Os dejo unas pequeñas panorámicas que grabé para que notéis la tranquilidad que se respira en ese lugar.

Espero que os haya gustado esta pequeña excursión al Monasterio de Santa María de Rioseco en el valle de Manzanares, que como habéis podido comprobar, no está tan abandonado como parece. Os animo a que lo visitéis, a ser posible con visita guiada. Os dejo el punto exacto para ir en nuestro mapa interactivo. Este sitio está relativamente cerca de Orbaneja del Castillo y el cañón del Ebro. De hecho, visitamos todos estos sitios en un día.

¿Conocías ya este lugar?

Anuncios

5 pensamientos en “Un monasterio abandonado en Castilla y León

  1. Pingback: El balneario abandonado de Urberuaga | Piensa en un lugar

  2. Pingback: Un restaurante abandonado en Artxanda | Piensa en un lugar

  3. Pingback: 3 lugares para visitar en Semana Santa | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s