Dismaland, donde la felicidad no existe

Dismaland es un parque temático inadecuado para niños. Así describía Bansky su proyecto artístico que al poco de abrir ya era noticia internacional. Durante la creación del lugar, los organizadores decían a los residentes de la localidad que se trataría de un set para una película. En realidad, se trataba de una curiosa exposición de arte que solo abriría cinco semanas con unas 100 obras creadas por más de 50 artistas de 17 nacionalidades.

¿Cuántas veces habéis visto fotos de lugares y eventos increíbles pero que como siempre, están fuera de donde vivis y jamás tendréis la oportunidad de verlo? Pues eso pensé que me ocurriría con Dismaland, que solo lo podría ver a través de fotos y videos en noticias. Pero al final no fue así.

Resulta que cuando lo abrieron yo estaba preparando un viaje a Londres con mis amigos. La verdad es que no se me ocurrió la posibilidad de ir a ese lugar porque pensaba que ya había acabado y porque está en Weston-super-mare, a más de 3 horas de la capital, si no recuerdo mal. Pero alguien me comentó que iban a abrir la web otra vez para vender entradas y allí estábamos Ane y yo conectadas, como si esperasemos nerviosas para comprar las entradas de un concierto famoso que se iban a vender en unos minutos. Prácticamente fue asi, pues yo no pude acceder y fue ella la que tuvo la oportunidad de comprar las entradas en la web de Dismaland.
Pocas semanas después estábamos en un bus rodeadas de gente un tanto extraña, un chofer que no callaba y encima no se le entendía. Y eso solo para llegar a Bristol. Una vez allí tuvimos que coger un tren que estaba lleno hasta al pasillo (con gente disfraza de Minies incluida) hasta llegar a Weston Super Mare. Una vez llegamos a la estación,  unos graffitis en el suelo indicaban cómo hasta llegar hasta el recinto.
.
Por el camino nos encontramos con arte hecho por fans. Por fin, después de caminar un ratito vimos a lo lejos una noria y el castillo. Pero no estábamos solos. Había cola.
Tras un rato de espera y de encontrarse a residentes de Weston Super mare con pancartas de agradecimiento a Bansky por poner ahí su parque, la cola empezo a moverse. Nos revisaron las mochilas y a algunos turista-artistas les quitaron sprays, pero nosotros conseguimos entrar sin ningún problema.
Os dejo un mapa del lugar para que no os perdáis en esta pseudo-crónica. Empezaremos por la izquierda e intentare poner los números de los sitios que visitaremos.
En la entrada (que no aparece en el mapa pero es una salita por donde pone Dismaland) no pude sacar fotos pero era como un control del aeropuerto hecho entero de papel donde te revisaban en broma unos actores. El autor de esta sala es Bill Barminski que empezó haciendo atrezzo de papel para sus películas de bajo presupuesto. Pero sus obras de papel se hicieron más famosas que sus películas llegando a aparecer en muchos videoclips y museos. Adjunto imagen propiedad del Dayli Mail. Todas las demás fotos de esta entrada han sido sacadas por mi con un móvil, como siempre.

Tras pasar esa zona llegabas al recinto abierto. En la entrada había una actriz haciendo de desanimada y triste, repartiendo folletos. Vamos, que nada más entrar te entraba la risa. Aunque para risa, el momento en el que se me apagó el móvil y pensaba que me dejaba tirada sin poder sacar fotos. Cerca de la entrada había una carrito antiguo de helados donde otra actriz bostezaba mientras vendía revistas-guía de Dismaland con fotos, explicaciones del lugar y sus obras de arte. Si leeis hasta el final os la regalo.

En las paredes se podían ver increíbles graffitis con ingeniosos mensajes.

También había varios carteles con mensajes muy motivadores de Wasted Rita 😉 Estar ahí era como ver el set donde se graba una serie que ves, porque al fin y al cabo, gracias a las noticias muchas cosas ya las habías visto. Pero daba igual, porque las estabas viendo con tus propios ojos. Por ejemplo, este puesto  parecía la decoración de una película de miedo. Además , mientras estábamos dentro del recinto podíamos escuchar anuncios en megafonía de una voz de una niña muy extraños, que no llegamos a entender.
A ver seamos sinceros, la entrada a este lugar fue baratisima (lo difícil fue comprarla), algo más de 5 euros si no recuerdo mal, más el desplazamiento hasta ahí. Por eso en algunos sitios te cobraban por montarte en ciertas “atracciones”, como este tiovivo (número 14 en el mapa). Os aseguro que el de la lasaña era un maniquí.

Antes de visitar el recinto abierto nos metimos a una sala que había a la izquierda. Cuando entramos estaba todo oscuro. Era un poco agobiante porque había mucha gente y casi no veías por donde pisabas. En esa sala estaba la muerte, como podéis ver en el video y una máquina expendedora con un bebe tatuado con marcas de productos dentro. De eso, lastima, no tengo foto pero seguro que encontráis por el internet 😉

Pasamos a la siguiente sala (1 en el mapa) donde pudimos disfrutar de un montón de cuadros y obras de arte, de las que desgraciadamente desconocemos el significado real de muchas. Cosas del arte moderno. Pero que no las entendiéramos no quiere decir que no nos gustasen. Era gracioso porque muchos “entendidos del arte” se quedaban mirando las obras de arte un buen rato, sin dejar pasar a los demás. Pero bueno al fin y al cabo esto era una exposición así que estaban en su derecho.

El autor de la nube, Dietrich Wegner, según la guía de Dismaland dice que representa la belleza escalofriante de una nube tras una explosión, que flota durante un minuto pero permanece caótica y completamente destructiva. Por ello experimentamos una contradicción entre lo que nuestros ojos ven y lo que nuestra mente sabe.

Este coche fue una de mis obras favoritas, por si no se aprecia en la foto, os comento que tiene flores tejidas, sí,sí, habéis leído bien, ¡Tejidas!

Algunos cuadros tenían un significado muy claro y otros no tanto,..


El autor  de este cuadro (el de abajo) es Paco Pomet, uno de los pocos españoles de la exposición. Él dice que es necesario intentar ser como un niño, inconsciente, comportarse de manera irresponsable para poder probar esas sensaciones de inocente felicidad otra vez. Dice que el arte puede ser asi muy a menudo.
Otros cuadros eran un tanto diferentes pero graciosos a la vez. Otras eran inquietantes o demasiado realistas, tanto que te preguntabas a ver si eran fotografías.


Después de ver estas extrañas obras de arte se podía ir a otra sala (2 en el mapa) que también estaba oscura. En el centro había una enorme maqueta de una ciudad llena de policías y sus vehículos. Como si los únicos residentes de esa pequeña ciudad fueran ellos. En la sala se podía escuchar sirenas y ruidos de policías comunicándose a través de un walkie-talkie de esos. La obra se llamaba Do plastic Policemen dream of model railways y si clicais en la foto podéis ver un video, ya que mi foto no le hace justicia. El autor de la obra Jimmy Cauty tuvo que hacer los 3000 policías prácticamente a mano (repìntandolos) pues donde se venden estas figuritas solo venden un modelo de policía.

Mientras admirabamos la maqueta, una trabajadora de Dismaland gritaba que nos diésemos prisa y que nos moveriamos. No es que fuera borde, es que le pagaban por eso. A la salida había otros cuadros pero estos tenían miniaturas en ellos, como si fueran los autores del cuadro.

Tras salir de la sala, fuimos a una tienda de lona, como las del circo. Bueno nos dirigimos ahí pero tuvimos que esperar una cola ya que todo el recinto estaba llenisimo.

Dentro se podían ver unas tazas con dedos y bocas, tartas que parece que te van a comer, serpientes que se devoran a sí mismas y mickey en el estomago de una de ellas.


Después de salir de la tienda fuimos a descansar un rato a este anfiteatro donde a las noches se hacían conciertos de artistas como Pussy Riot,Savages,… Por las mañanas se proyectaban cortometrajes. Puedes ver todos los cortos que se han proyectado en Purefiller
Una vez descansados, nos dirigimos al castillo, parodia del de Disney. Por el camino nos encontramos varias obras, entre ellas un pequeño estanque de agua negra con varios barcos teledirigidos pero estos eran pateras llenos de refugiados. Si pagabas, los podías manejar.

#Dismaland #refugees #inmigrants #london #dismalandbemusementpark

A post shared by purple (@cpurple_) on






Y llegamos al castillo, pero como siempre había cola. Cuando llegamos a la entrada, estaba bastante oscuro. Para amenizarnos la espera un pequeño televisor repetía una y otra vez una escena de la cenicienta. Una fotógrafa de Dismaland te daban la posibilidad de antes de entrar a ver la obra, sacarte una foto con una pantalla verde (chroma key) y luego pagar por tener una foto con la carroza. No nos interesaba, asi que entramos a la sala y antes de entrar, nos dijeron que la obra se completaba si sacabamos fotos con flash. 


Y así fue, la obra tenía incorporada un flash pero si sacabas fotos se veía aún mejor y te sentías parte de ella. Se oían sirenas y una pequeña niebla salia de la carroza. Según he leído, se trata de una obra inspirada por el accidente de Diana en 1997 en un túnel de París. Cenicienta yace muerta en su calabaza mientras un grupo de paparazzis le saca fotos en vez de ayudarla. Ya se sabe, el morbo vende.

Tras ver esta triste obra, seguimos investigando el recinto. Había carteles antimotivacionales por todas partes.


Esta por ejemplo, la tenías que mirar desde cierto ángulo porque si no,no veías el caballo. Para subir a la noria también tenías que pagar, la verdad es que no tenía nada de especial exceptuando el hecho de que iba del revés.

Llegamos a una gran cola delante de una furgoneta llamada el Museo de los objetos crueles  e hicimos turnos para esperar, mientras unos esperaban otros visitabamos más cosas. En la cola, un trabajador nos gritaba que abandonasemos la cola que era eterna y que no merecía la pena entrar. Lógicamente estaba actuando pero después de la larga cola que hicimos para entrar a una furgoneta con explicaciones y carteles, os puedo asegurar que tenía toda la razón. Os dejo un pdf con más información por si a alguno le interesa.

Pero bueno, alguna de las cosas que aprendimos fueron interesantes, como que los gobiernos están realizando bancos incómodos o con obstáculos para que la gente no se siente o los vagabundos no duerman en ellos. Se llaman los “anti-bancos”.
Algunas tiendas incluso ponen pinchos cerca de sus tiendas para que los sin techo no puedan resguardarse allí. Como podéis leer, Dismaland no solo es una exposición de arte, sino que trata de informar sobre grandes hechos e injusticias. Otra de las cosas que se exhibían en esa furgoneta era un uniforme de policía con todas sus armas y las armas con las que se matan a los cerdos cruelmente.

Cerca de esta furgoneta había una pequeña biblioteca y una carpa de tela llena de carteles con múltiples y valientes mensajes. También había un corcho con más mensajes.

 

A pesar de que Bansky dijo que el parque no era para niños había gente que traía a sus hijos y había una zona para ellos.

Una de las cosas que más me llamóla atención eran los estanques de aguas negras. Parecían petróleo. La gente se sacaba fotos constantemente, hecho que me pareció muy chocante porque en exposiciones de arte la mayoría de ellas prohíbe sacar fotos.
Y hasta aquí puedo leer sobre mi visita a Dismaland. Espero que os haya gustado. Sé que no son las mejores imágenes ni el mejor texto pero es una visión personal distinta, contada de manera diferente a las noticias. Por haber leído hasta aquí, os dejo la descarga gratuita de la guía-revista de Dismaland que costaba allí 5 pounds.¡Un momento! Os estaréis preguntando y ¿Qué pasa con Dismaland? ¿Se puede visitar? Pues no, ha cerrado, por eso os he intentado enseñar el lugar con todo lujo de detalles. Tras agotar entradas y atraer más de 150.000 visitantes en las semanas en que fue expuesto en Weston-super-Mare, el material con el que fue realizado será trasladado a un campo informal de refugiados en Calais, el norte de Francia.

En mi próxima entrada en la semana internacional os hablaré sobre el estudio donde se grabó parte de Harry Potter. ¿Qué os ha parecido?

Anuncios

3 pensamientos en “Dismaland, donde la felicidad no existe

  1. Pingback: Entre viñetas | Piensa en un lugar

  2. Pingback: Os retamos al Desafío Piensa en un lugar | Piensa en un lugar

  3. Pingback: 14 sitios para visitar en San Valentín | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s