Las esculturas de Judimendi

¿Queréis saber donde había un cementerio judío hace más de siete siglos?

Hoy voy a hablar sobre la historia detrás del parque de Judimendi, en Vitoria-Gasteiz. Durante mi adolescencia tuve que atravesarlo cada día para ir al instituto. Y también tuve que recorrerlo corriendo unas cuantas veces como parte de varias clases de gimnasia…

Judimendi (o Judizmendi) es un barrio de Vitoria, cuyo nombre viene a significar Monte de los Judíos. En él se encuentra el parque homónimo, famoso en toda la ciudad por ser el lugar donde se celebran las hogueras de San Juan.

Durante el resto del año es una bonita zona verde, con un polideportivo, cafeterías alrededor, un colegio delante, bancos, columpios y un pequeño campo de baloncesto. Un lugar ideal para poder pasear, sentarse, jugar…

Y aprender algo de la historia de la ciudad también, mediante un monolito y un enorme libro abierto hecho de mármol.


La escultura, creada por la artista israelí Yaël Artsi, simboliza la coexistencia pacífica de las diferentes comunidades vitorianas en la época medieval, y se titula “Convivencia”.

Hace varios siglos, Vitoria contaba con una importante comunidad judía. En la loma de la colina que ahora es este parque, se encontraba el cementerio judío de la ciudad, y en el casco viejo (obviamente) se hallaba la Judería, la calle de los judíos (actual Nueva Dentro).

Pero en 1492, los Reyes Católicos firmaron el Edicto de Granada, la ordenanza para la expulsión de judíos de España (14 años antes se había instaurado la inquisición).

La comunidad judía de Vitoria pactó con las autoridades de la ciudad. Cedía el terreno del cementerio a condición de que no se edificase en ese lugar. Y ese pacto se mantuvo hasta la mitad del siglo XX. Se planificó el construir un nuevo cementerio en este terreno, pero los herederos de los antiguos judíos vitorianos (la comunidad sefardí de Bayona), se opusieron. Todo esto concluyó con un nuevo pacto en el que se liberaba a vitoria del anterior, a cambio de mantener vivo el recuerdo de la comunidad judía.

Y eso nos lleva hasta 2004, cuando, después de una renovación en este parque (para construir un aparcamiento subterráneo), se inauguró esta escultura.

 

En ella se puede leer en castellano, euskera y hebreo: “Isaías 2-4 – y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces: no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra.”

Antes de terminar, cabría destacar que esta zona es conocida también como el Polvorín Viejo, y es que donde ahora está el colegio (al fondo del camino en esta última foto, tapado por los árboles), entre 1853 y 1901 hubo unos pabellones de almacenaje de armamento y explosivos.

¿Y tú? ¿Nunca te has preguntado que historias esconde la tierra que pisas cada día?

Anuncios

2 pensamientos en “Las esculturas de Judimendi

  1. Pingback: La fachada de hiedra de una casa abandonada | Piensa en un lugar

  2. Pingback: Sendas, árboles y colinas en el parque de Arana | Piensa en un lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s